Innovación. Es una buena idea, ¿verdad? De hecho, es una gran idea. Si entrega valor.

Un concepto que nadie comprende por completo, y nadie parece hacerse responsable por él.

Entonces, ¿por qué la innovación a menudo no va a ninguna parte? ¿Por qué se invierte tanto tiempo, esfuerzo y dinero en innovación? Creo que la palabra en sí misma podría ser la culpable. Claramente, la gente piensa que la innovación es una búsqueda elevada de algo fuera del alcance, exótico, único, material de leyendas. Ellos se imaginan que cuando rastrean esta cosa y la domestiquen habrá fuegos artificiales y mucha fama (como si fuera el monstruo del Lago Ness).

Reúnen al equipo, se equipan y se van. El resto de nosotros quedamos llenos de esperanza, pero de alguna manera nos preguntamos si lo que están persiguiendo es realmente real. O no.

Alerta de spoiler: es más probable que Nessie exista que la mayoría de los programas de innovación ofrezcan real valor.

La palabra «innovación» en sí misma es el desafío

Dejémoslo por un momento y pensemos en el valor. Definir la innovación como «una nueva forma de hacer algo que ofrece valor» o «una forma de hacer algo nuevo que ofrece valor» es un buen comienzo. Fundamenta nuestro pensamiento en la realidad, pero también nos libera al enfocarnos en nuestra curiosidad natural. Podemos comenzar a explorar lo que hacemos, la forma en que lo hacemos, para quién lo hacemos y qué influye en sus actitudes y comportamiento. Todo esto es real, es relevante, no es la búsqueda de la fantasía.

Elije tu arma

En términos generales, hay dos tipos de innovación, o búsquedas de valor: innovación sostenible e innovación de crecimiento. La innovación sostenible se trata de hacer que algo que ya se está haciendo sea más eficiente y efectivo; manteniendo el modelo de negocio que ya tiene, logrando ganancias rápidas y efectivas. La innovación de crecimiento, por otro lado, se trata de construir nuevas fuentes de ingresos; creciendo, cambiando su modelo de negocio. Es más radical y requiere un cierto grado de confianza y competencia. Para aquellos que son nuevos en el camino de la innovación o que luchan por ganar tracción (la mayoría de las personas), mi consejo es una división 80:20 a favor de la actividad de Innovación Sostenible. Elegir el enfoque incorrecto puede ser costoso para la reputación de un equipo de innovación o para cualquiera que busque el cambio. La mayoría de las personas muerde más de lo que pueden masticar. Mantenlo manejable y enfocado en comprender y brindar una diferencia humana real que sea valiosa.

Hacer de la búsqueda del valor un hábito

¿Recuerdas lo que dije sobre correr? Es eso. Comienza con pequeños pasos. Adquiere el hábito, desarrolla un poco de memoria muscular innovadora. Obtén algo de credibilidad antes de intentar obtener soporte y financiación de nivel C para un esfuerzo mayor. Créeme, lo más difícil para la mayoría de los posibles innovadores es asegurar financiamiento. Y es por eso que las personas caen en la trampa de buscar y prometer un resultado colosal, espectacular y, en última instancia, poco realista.

¿Ya llegamos?

Finalmente, si superas el desafío de demostrar valor, debes demostrar resultados. Genera un programa de medición sólido. La mayoría de la gente no sabe medir. Como explica mi colega Brian Curran a través de su ‘Ecuación de valor’, debes tener medidas de comportamiento, actitudinales, operativas y financieras, para que comprendas cómo se siente, piensa y se comporta tu cliente, y cómo se está comportando tu negocio. Debes establecer una línea de base hoy, para que sepas que mañana recibirás movimiento. Si no lo haces, no podrás trackear lo hecho y lo que te funciona. Y lo has adivinado, no obtendrás impulso detrás de tus esfuerzos de innovación.

¿Y ahora qué?

Si estás pensando en una gran innovación, elige algo más pequeño. Una serie de momentos para el cliente o una serie de tareas automatizadas en un proceso. Consigue algo que puedas ejecutar y cambiar en 20 semanas. Literalmente, podrías tener algo nuevo en cuestión de semanas que ofrezca resultados y generar impulso a partir de ahí. Un programa de innovación de 3 años no funcionará. Es demasiado grande si recién estás comenzando.

Concéntrate solo en esos momentos del cliente o en una serie de tareas operativas y tendrás la posibilidad de tener algo ejecutable y poder medir los resultados. Y saber cómo medir es tan crítico como tener acceso a los datos que permiten medir. Si no tienes éstos en su lugar, es lo primero que debes solucionar.

By Neil Sholay

Texto original inglés: https://www.innovationexcellence.com/blog/2020/01/31/the-challenges-of-innovation/