7 competencias de los liderazgos que necesitamos hoy mismo

Enfrentamos desafíos sociales y económicos de muy alto calibre. Podríamos conducir a Chile hacia un estado de desarrollo sólido y sustentable, pero -si lideramos indebidamente- podríamos equivocar el camino. Además, enfrentaremos un Tsunami Digital, propulsado por inteligencia artificial, realidad virtual, robótica y otras tecnologías que ni imaginamos. El fenómeno no es exclusivo de Chile. Estamos frente a un cambio de era de la humanidad.

El éxito solo será viable si logramos consensuar una nueva concepción de lo que entendemos por progreso y si lideramos con la altura de miras requerida por los nuevos desafíos. Requeriremos de convicción, generosidad, honestidad, austeridad, colaboración y empatía.

Vamos a abordar transformaciones radicales en nuestras instituciones públicas y empresas, que requerirán de líderes con visión de largo plazo y resultados de corto plazo.

La ciudadanía, como también clientes y usuarios de servicios públicos y privados, valorarán siete características de los líderes, que son propias de quienes conciben y materializan innovaciones disruptivas:

1.- Un líder que enfrenta un desafío disruptivo debe encarnar un propósito de bien común, pero también debe tener la rigurosidad intelectual para liderar en la honestidad, desde la conversación y la acción, y no desde el dogma.

2.- No ‘está de paso’ por los desafíos que aborda. Quien asume un desafío disruptivo debe disponerse a dedicar décadas de su vida a entender y solucionar las problemáticas que aborda.

3.- Forma equipos de profesionales para investigar y entender el problema, que diseñan soluciones adecuadas, las aplican, miden su impacto y corrigen rumbo cuando es necesario.

4.- Es obsesivamente orientado a lograr y comunicar resultados de corto plazo, los cuales aportan credibilidad y confianza en sus equipos de trabajo y en quienes les aportan los recursos para continuar en la dirección trazada.

5.- Gestiona contra viento y marea para obtener talentos y recursos necesarios para efectivamente solucionar los problemas.

6.- Mantiene independencia de la contingencia política, velando porque sus propósitos sean asumidos por los diferentes poderes de turno, de carácter más transitorio que su causa.

7.- Comparte generosamente el conocimiento y el prestigio de sus logros con su equipo de colaboración y quienes lo apoyan.

Vamos a abordar transformaciones radicales en nuestras instituciones públicas y empresas, que requerirán de líderes con visión de largo plazo y resultados de corto plazo. Líderes que sepan conducir procesos de reflexión y conversación y de buena convivencia, pero también de acción y coordinación para viabilizar paso a paso un progreso real, profundamente inclusivo y sustentable, del cual todos queremos sentirnos orgullosos y protagonistas.

Columna de opinión publicada originalmente en El Mercurio

Ivan Vera

Deja un comentario